Tratamiento de epilepsia

Cerca de 35 millones de personas carecen de acceso a tratamiento médico para la epilepsia apropiado  debido a que no existen los servicios médicos o porque la epilepsia no es percibida como un problema médico tratable.
El tratamiento de epilepsia médico se orienta al control de las crisis convulsivas. El 80% de los pacientes epilépticos pueden controlar sus crisis, pero el 20% restante debe ser tratado con base en cirugía (escisión quirúrgica del foco epiléptico). Existen además manejos alternos como la estimulación del nervio vago, dieta para epilépticos, etc.

Respecto al manejo de medicamentos antiepilépticos, se recomienda administrarlos durante un periodo de 4 años para reducir las crisis convulsivas: el éxito terapéutico se da cuando hay menos de 1 crisis por año, después de este lapso puede reducirse progresivamente la dosis de medicamentos hasta suspenderlos.  En un 60 % de los casos el resultado es exitoso, sin embargo el 40% restante deberá repetir el esquema ante la reincidencia de convulsiones.

Terapia del nervio vago

La Terapia del Nervio Vago o VNS por sus siglas en inglés, se indica como complemento del tratamiento farmacológico para reducir la frecuencia de las crisis convulsivas en adultos y adolescentes mayores de 12 años que sufren de convulsiones que no han podido ser controladas por los medicamentos o que experimentan efectos secundarios intolerables.
En el mundo, más de 45,000 personas han recibido Terapia del Nervio Vago para el tratamiento de epilepsia.

La Terapia del Nervio Vago consiste en una cirugía en la que se inserta en la parte posterior del cuello un dispositivo generador de energía eléctrica (similar a un marcapasos) y un cable delgado y flexible. Una vez activado, el dispositivo envía un estímulo eléctrico de 30 segundos de duración cada 5 minutos.

El Nervio Vago es una vía de comunicación entre el cuerpo y el cerebro, actuando principalmente en las conexiones de dopamina, por lo que el estado de ánimo del paciente mejora al poco tiempo de tratamiento.
Al aplicar la estimulación del Nervio Vago se envían estímulos eléctricos al cerebro que ayudan a prevenir las señales anormales que envía el cerebro antes de que ocurran las crisis convulsivas.
Debido a que se instala un dispositivo en el paciente, la descarga eléctrica se realiza automáticamente a intervalos regulares durante todo el día por lo que no hay necesidad de preocuparse por olvidar una dosis o perderse una cita médica debido a otras actividades.

La Terapia del Nervio Vago se recomienda a como tratamiento de epilepsia a pacientes que no son candidatos para una cirugía o para aquellos cuyas crisis convulsivas no se pueden controlar con medicamentos.
La estimulación del nervio vago puede detener las crisis convulsivas o reducir su intensidad o frecuencia. Además no produce los efectos secundarios de los medicamentos anticonvulsivos ni afecta la ingesta de otros medicamentos.

Muchos pacientes con VNS indican que con el tiempo los resultados han sido más eficaces, reduciendo o suspendiendo definitivamente los medicamentos anticonvulsivos.
Antes del VNS muchas personas con epilepsia afirmaban tener que pasar el resto del día recuperándose después de una crisis convulsiva. Y después de la implantación, afirman haber mejorado de modo que si aún presentan crisis pueden reanudar sus actividades en un periodo breve.
En general, los pacientes con un VNS indican que les ha ayudado a mejorar su calidad de vida.

10 Recomendaciones básicas para pacientes con epilepsia

Padecer epilepsia no es sinónimo de incapacidad. La epilepsia no influye en las capacidades físicas ni intelectuales, por lo tanto no debe evitarse las actividades laborales, deportivas o de ocio mientras se mantengan algunas precauciones al respecto.

  1. Evite realizar actividades deportivas extremas (escalar, surfear, natación) y hacerlas en solitario. Si sufre de crisis convulsivas manténgase acompañado mientras realiza estas actividades  para evitar lastimarse durante una crisis. Evite el ejercicio excesivo
  2. Si es mujer, informe a su médico sobre el tipo de epilepsia que tiene ya que los cambios hormonales facilitan la aparición de crisis. Además algunos anticonceptivos pueden verse afectados por el medicamento anticonvulsivo por lo que podría tener un embarazo inesperado.
  3. Evite permanecer más de 16 horas despierto (a) pues esto favorece la aparición de crisis.
  4. Una dieta balanceada puede ayudarle a espaciar la frecuencia de las crisis convulsivas. El ayuno prolongado puede facilitar la aparición de crisis, por lo que alimentarse sanamente y a sus horas le ayudará.
  5. Evite la ingesta de bebidas alcohólicas así como de sustancias estimulantes como el café o el té  ya que su ingesta abundante puede provocar convulsiones. El alcohol y los anticonvulsivos no se llevan bien, el primero puede aumentar los efectos indeseables de los medicamentos, y el medicamento potenciar los efectos tóxicos del alcohol. Ambas circunstancias provocan crisis.
  6. Si va a ingerir algún medicamento consulte a su médico primero. Algunos fármacos pueden interferir con el anticonvulsivo elevando o disminuyendo sus efectos, ocasionando un descontrol de las convulsiones.
  7. Mantenga un estilo de vida saludable que incluya ejercicio físico contante, una alimentación balanceada, hábitos de sueño y actividades recreativas normales (sin sobreprotección, principalmente en los niños).
  8. Evite abandonar o interrumpir bruscamente su medicamento. En los casos en que el tratamiento se vea interrumpido por situaciones como vómito o diarrea, visite inmediatamente a su médico.
  9. Cualquier modificación a la dosis de su medicamento anticonvulsivo debe realizarse lentamente. Siga siempre las instrucciones que su médico le dé respecto al medicamento.
  10. Cualquiera que sea el tipo de epilepsia que padezca, lleve un registro de cada una de sus crisis, principalmente de la duración de cada una, esto le ayudará a tener registros de sus crisis, su evolución y resultados frente al tratamiento.

Epilepsia en niños

La epilepsia en niños o epilepsia infantil es un trastorno frecuente. No ocasiona retraso ni afecta a las capacidades intelectuales del pequeño, sin embargo, en los niños con episodios de ausencia puede provocarles bajo rendimiento escolar o problemas con los profesores que interpretan la ausencia como mal comportamiento, falta de atención u otra situación.
Cabe mencionar que una crisis convulsiva no significa necesariamente que el niño padezca epilepsia infantil. Existen otras causas que pueden provocar un funcionamiento anormal del cerebro y, por tanto, una crisis convulsiva. Por ejemplo: la fiebre alta, infecciones cerebrales, intoxicación o envenenamiento; un niño incluso puede convulsionar como consecuencia de un fuerte golpe en la cabeza recibido en el pasado. Estas causas de convulsiones suelen ser pasajeras, curarse y desaparecer.

La epilepsia en niños debe recibir un tratamiento médico adecuado que les permita controlar las crisis convulsivas y llevar una vida normal.

El diagnóstico de epilepsia en niños debe orientar al médico a un tratamiento adecuado dependiendo del tipo de crisis que afecte al pequeño. El medicamento para la epilepsia en niños  suele causar efectos secundarios antes de acostumbrarse a la dosis recomendada para su edad, peso y tipo de crisis.
La epilepsia en niños reacciona diferente al medicamento anticonvulsivo, por esta razón debe informar al médico sobre las reacciones del niño al medicamento: si se muestra somnoliento, si está inapetente, si presenta mareos, salpullido en la piel o comezón y si comienza a actuar diferente después de haber comenzado el tratamiento para la epilepsia infantil.

Sin embargo, aunque el niño padezca efectos secundarios no se recomienda bajo ninguna circunstancia modificar o interrumpir el medicamento para la epilepsia infantil. Es indispensable discutir con el médico si es necesario modificar la dosis pues realizar un cambio puede provocar una nueva y más grave crisis convulsiva que sea difícil de controlar e incluso ponga en riesgo la vida del pequeño.
En general, el medicamento anticonvulsivo es muy efectivo en los niños y les permite tener una vida plena y libre de crisis. Por eso es muy importante seguir el tratamiento médico al pie de la letra.

Consejos para padres de niños con epilepsia infantil

  • Dé al niño su medicamento todos los días sin excepción en la hora y forma indicada por el médico.
  • Regale a su pequeño un pastillero con formas o colores de su agrado para que ponga su medicamento y pueda marcar la hora que lo tomó y aprenda a llevar el control de su padecimiento.
  • Explique al pequeño que el medicamento anticonvulsivo no funciona al instante, como una aspirina que quita el dolor momentos después de haberla ingerido. El anticonvulsivo actúa a largo plazo, una vez que existe cierta cantidad en el organismo; sin embargo, debe seguir la dosis recomendada y no aumentarla por su cuenta sin autorización médica pues esto puede enfermarlo aún más.

Consejos en caso de crisis convulsivas por epilepsia en niños

  • Conserve la calma en todo momento
  • Coloque algo acolchado bajo la cabeza del niño: una chaqueta doblada o una almohada para que no golpeé su cabeza durante las convulsiones.
  • Gire levemente su cabeza hacia un lado para que la saliva fluya hacia fuera y no dificulte su respiración.
  • Quédese al lado del pequeño hasta que la crisis termine y pueda levantarse por sí mismo
  • No intente colocar objetos dentro de la boca del pequeño para evitar que se muerda pues sólo logrará dañarle los dientes y la mandíbula.
  • No sujete ni cargue al niño para impedir la convulsión o temblor.
  • No arroje agua a la cara al niño ni intente hacerle beber.

Llame a su médico inmediatamente si el niño:

  • Presenta una crisis que no finaliza
  • Las convulsiones duran más de 10 minutos

Informe a la escuela de su hijo y a sus profesores del padecimiento y tipo de crisis del pequeño para que sepan cómo actuar en caso de una crisis y no permitan burlas o ataques al niño por parte de sus compañeros.

Del mismo modo hable con sus familiares, principalmente con los hermanos del pequeño pues muchas veces los niños temen que el niño epiléptico muera a causa de una convulsión.
Principalmente debe mantenerse flexible con el niño que padece epilepsia infantil para que no sienta miedo y conozca sobre su padecimiento y sepa que no requiere ser aislado y puede realizar cualquier actividad sin tener que ser sobreprotegido o alejado de sus compañeros, amigos o familiares.

Epilepsia y trastornos de aprendizaje

Los trastornos neurológicos implican para quienes los padecen una serie de dificultades de socialización y aprendizaje  que deben empeñarse en sobrellevar para poder sobresalir en los diferentes aspectos de la vida como la educación. Existen una gran cantidad de trastornos neurológicos que dependiendo de su gravedad pueden permitirle o no a la persona llevar una vida relativamente normal. Generalmente se liga a la epilepsia con los trastornos de aprendizaje que muchos alumnos suelen presentar, sin embargo no siempre van de la mano.

No todos los niños y jóvenes que sufren de epilepsia presentan también problemas de aprendizaje; en ocasiones los problemas de aprendizaje, concentración, comprensión y memoria entre otros, pueden incluso estar más ligados con problemas afectivos o dificultades sociales o familiares. Es necesario que cuando el profesor o el padre de familia empiecen a notar dificultades con el aprendizaje de su hijo, se le someta a un test neuropsicológico para determinar si el rezago que presenta se debe a un trastorno neurológico o a problemas psicológicos.

Ahora bien, si la dificultad se deriva de un trastorno como epilepsia, lo que debe determinar el estudio es qué tan grave es el daño y de qué manera se le puede dar tratamiento para que el alumno se ponga al día con sus compañeros de clase. Así como hay diferentes tipos de epilepsia que pueden atacar a una persona, hay diferentes consecuencias, así quienes presentan epilepsias temporales presentan más problemas con la memoria mientras que aquellos que sufren de epilepsias frontales, tienen más dificultades al momento de resolver problemas.

Aunado al padecimiento de la epilepsia, cuando se hable de alguien que padece este trastorno debemos tomar en cuenta los hábitos de cada persona al momento de estudiar, así como las diferencias en la personalidad de cada sujeto, que afectan de manera directa a su ritmo y modo de aprendizaje.

La dislexia es un padecimiento que generalmente se liga con la epilepsia; se cree que quien sufre de ataques epilépticos va a tener dificultades tanto para aprender el lenguaje como para reproducirlo. Afortunadamente no todos los casos de epilepsia interrumpen con el desarrollo del lenguaje. Contrario a lo que se piensa, la gran mayoría de los niños con epilepsia no requieren de cursos ni educación especial; es según el tipo de epilepsia que presente, por ejemplo, el Síndrome de West y el Síndrome de Dravet muy a menudo requieren de sistemas especiales de educación.

¿Cómo informar en la escuela que mi hijo tienen epilepsia?

Cuando nuestros hijos tienen alguna enfermedad debemos tener al tanto de la misma a las personas que conviven con él o ella para que sepan qué es lo que deben hacer en caso de que se presente una emergencia. Los papás de amigos con los que se vayan a quedar, entrenadores personales, maestros particulares, familiares y maestros de escuela deben estar completamente informados de todo lo que nuestros hijos padezcan. Lo mismo sucede con los trastornos neurológicos, debemos saber cómo informar en la escuela que nuestros hijos padecen epilepsia.

Es difícil tratar una enfermedad familiar en la escuela sin que haya malentendidos o se dé pie a burlas y discriminación por parte de los compañeros de clases. Hay padres de familia que tras haber convivido toda la vida de sus hijos con este padecimiento, deciden llevar a la clase una lección de epilepsia, en donde se especifica de qué trata la enfermedad y cómo se debe tratar en caso de que una crisis ataque en mitad de una clase. Muchas de estas lecciones incluyen una simulación de crisis para que se tenga una idea de lo que puede suceder y lo que se puede y no se puede hacer.

También es útil e importante tener en cuenta la edad del público al que nos vamos a dirigir al hablar de este padecimiento; debemos hablarla como una situación que no avergüence al niño y por el contrario, que haga a sus compañeros un poco más sensibles a los problemas que estas personas pueden llegar a enfrentar.

En cuanto a las actividades que las personas con epilepsia pueden realizar, son variadas dependiendo de la gravedad del padecimiento. Hoy se sabe que solamente un 5% de las personas con epilepsia sufren fotosensibilidad, lo que despeja la antigua creencia de que todos los epilépticos sufrirán un ataque cuando vean luces parpadeantes como estrobos.

Otro de los temas que es importante que tratemos con los educadores es el de la vigilancia a nuestro niño. Los chicos con epilepsia no deben estar vigilados todo el tiempo, pueden realizar la gran mayoría de sus actividades –si no es que todas- sin mayor problema mientras mantengan un cuidado de sus medicamentos; a menos que una situación extrema llegara a presentarse, el niño con epilepsia se ve y se desarrolla como cualquier otro compañero de su salón de clases.

Debemos sobre todo recordar que la epilepsia no es tanto como una enfermedad limitante. El niño, mientras tenga conciencia de su enfermedad y sus medicamentos, puede ir a viajes escolares, hacer deportes, declamar poesías o tocar instrumentos musicales.

¿Cómo actuar frente a una crisis convulsiva infantil?

Uno de los momentos mas dolorosos para un padre es ver una crisis convulsiva en uno de sus seres mas amados: sus hijos. Muchos bebes tienen crisis convulsivas febriles y sus padres no saben que hacer al momento, se espantan pensando que podria ser un caso de epilepsia en bebes. Sin embargo, no todas las crisis convulsivas son causadas por epilepsia y dentro de la epilepsia existen muchos tipos de crisis. A continuación presentamos un video donde se muestra como se puede actuar frente a una crisis convulsiva:

 

Epilepsia en niños – Diálogos en confianza

El pasado 31 de marzo, nuestros especialistas de Epilepsia en México hicieron una participación muy especial en el reconocido programa “Diálogos en Confianza”
donde, junto con otros expertos en la materia, hablamos sobre el diagnóstico y tratamiento de los distintos tipos de Epilepsia.
Acompáñenos a ver el siguiente video, donde podrá conocer información  más a fondo de la Epilepsia.

 

Epilepsia y control de las convulsiones

Entre las personas que padecen epilepsia, una de las búsquedas más importantes consiste en soluciones para controlar las crisis convulsivas; los medicamentos ayudan a entre 60 y 70% de los pacientes epilépticos, dejando al 30 y 40% restante buscando otras opciones de tratamiento. A continuación hablaremos sobre las opciones para el control de las convulsiones en personas con epilepsia.

El control de las crisis epilépticas es esencial, puesto que las posibles consecuencias de la epilepsia crónica abarcan: disfunción psicológica, estigma social, incapacidad para conducir, reducción de la calidad de vida, desempleo, lesiones físicas derivadas de una caída o golpe durante una crisis, hasta el aumento de las tasas de mortalidad por ahogamiento, estado epiléptico, accidentes y muerte súbita inesperada en epilepsia, o SUDEP, por sus siglas en inglés.

Una de las terapias alternativas para combatir las crisis convulsivas es la dieta cetogénica o la dieta Atkins, que consiste en una alimentación rica en grasas y proteínas o bajas en carbohidratos y energéticos. Sin embargo, estas dietas son un poco difíciles de seguir para los pacientes y suelen utilizarse mayormente en niños con convulsiones severas, discapacidades del desarrollo o rebeldía frente a los fármacos.

Las terapias alternativas y complementarias como las dietas, carecen de seguridad o eficacia comprobada científicamente. La opción más viable es la cirugía de epilepsia, que ha demostrado ser superior al tratamiento médico, pese a que es poco utilizada.

Tratamientos quirúrgicos como la estimulación cerebral profunda o Deep Brain Stimulation, DBS por sus siglas en inglés, tratamiento quirúrgico que consiste en la implantación de un aparato médico que envía impulsos eléctricos a puntos específicos del cerebro; esta terapia sin embargo, fue aprobada para su uso en Europa, más no en Estados Unidos. Tratamientos como la Estimulacion del Nervio Vago o VNS o t-VNS actualmente, la Neuroestimulación sensible o RNS y DBS pueden reducir las convulsiones epilépticas en número y severidad, si bien no las desaparecen por completo.

¿Quién es apto para una cirugía de epilepsia?

Los candidatos para cirugía de epilepsia deben presentar resistencia a los fármacos en un cuadro con fracaso ante dos o más regímenes de antiepilépticos diferentes, administrados tanto solos como en combinación. Una vez que se ha entrado a esta categoría, rara vez se convierten en pacientes libres de crisis aún con tratamiento médico continuo. Por ejemplo, en un ensayo aleatorio de pacientes epilépticos que eran candidatos para la cirugía, el 58% de los pacientes después de la cirugía del lóbulo temporal obtuvo resultados libres de ataques, frente al 8% que consiguió lo mismo, sólo con tratamiento médico continuo.

8 Consejos para mantener el hogar de un niño epiléptico seguro

El pasado 9 de febrero se conmemoró el Día Internacional de la Epilepsia, trastorno neurológico que afecta a 50 millones de personas en todo el mundo, tan sólo en México tenemos alrededor de dos millones de personas con epilepsia, muchos de ellos cuentan con tratamientos farmacológicos y mantienen bajo control sus convulsiones. Sin embargo, predecir cuándo se va a presentar una convulsión es casi imposible, es por ello que hoy les damos algunos consejos para mantener el riesgo de accidentes al mínimo.

Una persona con epilepsia, sin importar su edad, es más propensa a ser víctima de accidentes domésticos pues durante una convulsión, caen al suelo y pueden tener alteraciones o traumatismos si se golpean con algún objeto. Esta situación puede causar problemas al realizar actividades como bañarse, cocinar o simplemente quedarse solo en la casa.

  • Evitar los lugares altos de los que pueda caer

Actividades como subir escaleras, cambiar focos, subirse a sillas o muebles para alcanzar objetos deben evitarse al estar solo, realizándolas de preferencia cuando hay alguien alrededor para mantenerse al pendiente. Los niños deben evitar dormir en la parte superior de las literas.

  • Buscar muebles con forma redonda

Los muebles cuadrados o rectangulares suelen tener puntas filosas, que resultan muy peligrosas al golpearse; es necesario buscar muebles con figura redonda o cubrir las puntas o filos con materiales suaves para prevenir golpes o arañones.

  • Seguridad en la cocina

Ya sea para los niños o los adultos se recomienda utilizar vasos y platos de plástico, que no se rompan fácilmente pues pueden causar cortaduras si se rompen durante una convulsión. Mientras cocine, procure tener vegetales previamente cortados para evitar el uso del cuchillo, o utilizar procesadores de alimentos que cortan y rayan sin lastimar la mano del cocinero.

  • Seguridad al dormir

Es muy importante alejar muebles u objetos de la cama que puedan caer o golpearse durante una convulsión y en su lugar rodear la cama con almohadas y objetos suaves para decorar y mantenerse protegido durante la noche pues hay muchos pacientes que convulsionan durante el sueño.

  • Baño seguro

El baño es una de las habitaciones más inseguras en el hogar pues cualquiera puede resbalar y caer durante la ducha o al salir de ella, por lo que hay que incrementar las precauciones: colocar tapetes antiderrapantes, pasamanos de seguridad y cubrir las esquinas filosas de muebles que haya alrededor del baño puede prevenir golpes severos. Un tip adicional: no cerrar la puerta del baño con seguro, esto puede ser de gran ayuda si es necesario entrar de emergencia al baño con el fin de brindar ayuda a una víctima de crisis epilepticas.

Tomar el medicamento a tiempo, ejercitarse, dormir suficiente y evitar alcohol, cigarros, drogas y mirar televisión durante periodos prolongados es de gran ayuda para reducir la frecuencia y duración de las convulsiones.

Epilepsia y Futbol, grandes aliados

Hace algunos años, décadas tal vez, se consideraba que el ejercicio físico no era recomendable para los niños con epilepsia. Sin embargo actualmente no sólo se recomienda, se anima a los padres de niños epilépticos a que realicen deporte para mejorar los aspectos físicos y emocionales que trae dicho trastorno. El fútbol es una de las actividades más recomendadas.

La Federación Española de Epilepsia y la Fundación del Atlético de Madrid se han unido a través de la campaña “Conocer la Epilepsia nos hace iguales” con el fin de hacer visible la enfermedad y mostrarle al mundo que es posible tener epilepsia y llevar una vida normal y realizar actividades deportivas como jugar fútbol.

A través de un vídeo presentado en la Ciudad Deportiva del Atlético de Madrid, en el que participó el famoso futbolista Jesús Gámez; en el vídeo se explicaron las reglas básicas que toda persona debe conocer para “meterle un gol a una crisis epilepticas”, entre esas reglas se establece:

  • Nunca sujetar o agarrar a alguien que convulsión
  • Apartar objetos peligrosos de la persona mientras convulsiona
  • Estar al lado de la persona que sufre el ataque sin agobiarla
  • Mantener la calma

“La crisis pasará rápido y seguirán disfrutando de la vida como lo haces tú” es la frase que da cierre al video que representa a la 5ta edición de la campaña “Conocer la Epilepsia nos hace iguales”; en esta campaña se contó con la participación de 63,000 niños de colegios españoles. En la presentación de la iniciativa se contó con la asistencia de la presidenta de la Federación Española de Epilepsia, Rocío Mateos, el presidente de la Fundación del Atlético y ex jugador de fútbol Adelardo Rodríguez, entre otros especialistas en epilepsia. Sin embargo, los protagonistas del día fueron una docena de niños con epilepsia, quienes vestían camisetas con la leyenda “Conocer la epilepsia nos hace iguales” y bajo las cuales tenían camisetas del equipo rojiblanco y esperaban la llegada del futbolista Gámez para conseguir un autógrafo.

La funcionaria de la Federación Española de Epilepsia indicó que el hecho de haber contado con la participación de futbolistas famosos es la mejor forma para hacer visible la epilepsia y que se le quite el estigma social a las personas que la padecen.

Por otro lado, se mencionó que en el pasado se optaba por “sobreproteger a los pacientes”, pero en la actualidad los médicos promueven el ejercicio físico a las personas que padecen epilepsia pues además de tener efectos cardiovasculares positivos ayuda a mejorar muchos aspectos de la epilepsia.

En España existen 400,000 personas que padecen epilepsia y cada año se detecta un promedio de 20,000 nuevos casos, sin embargo esta enfermedad no les impide llevar una vida normal.