Síntomas de epilepsia

Los síntomas de la epilepsia varían de una persona a otra. En algunas personas se presentan periodos simples de ausencias mientras que otras tienen pérdida del conocimiento y temblores violentos. Los síntomas de epilepsia dependen del tipo de crisis epiléptica, esto es por la región cerebral afectada.
Cabe destacar que la mayoría de las veces las crisis de una persona son similares a la previamente experimentada. Algunas personas tienen sensaciones extrañas antes de una convulsión como hormigueo, percepción de olores que nadie más percibe (o que no existen), sensaciones de lo ya vivido o deja vú o cambios emocionales. A esto se le denomina aura.

Episodios de Ausencias

Esta alteración de la función cerebral es breve, generalmente menor a los 20 segundos, y se debe a la actividad eléctrica anormal en el cerebro. Podemos identificar un episodio de ausencia al observar al paciente con la mirada fija o perdida, como si estuviera ausente durante varios segundos y frecuentemente se presenta junto con movimientos de la boca. Se perciben cambios motores pequeños como parpadeos, chasquidos de labios, giros de la cabeza o del cuerpo, etc.

Las ausencias pueden ocurrir muchas veces al día, las notemos o no. Pueden presentarse durante semanas o meses antes de que sean notadas por los padres, interfiriendo en muchas ocasiones con el aprendizaje y desempeño escolar. Es importante hablar con los maestros de los niños con crisis de ausencia pues estos episodios pueden considerarse como falta de atención o mal comportamiento.
En los niños, las dificultades en la escuela y problemas de aprendizaje sin otros motivos pueden ser el indicio de episodios de ausencia.

Durante las crisis de ausencia las personas pueden dejar de caminar, moverse, interrumpirse en medio de una frase y retomar lo que hacía unos segundos después. Generalmente las personas no caen durante el episodio de ausencia, aunque posteriormente no sean conscientes de esta.

Existen otros episodios de ausencias llamadas ausencias atípicas que comienzan de manera más lenta pero duran más tiempo. Los síntomas de epilepsia son similares, pero los cambios en la actividad muscular son mucho más notorios. 
Las crisis convulsivas, ataques convulsivos o convulsiones se refieren a una disfunción cerebral súbita que ocasiona que la persona se desplome, sacuda todo su cuerpo o parte de él. Las crisis convulsivas pueden ser acompañadas de pérdida del conocimiento o de cambios en el nivel de conciencia. Y son consideradas síntomas de epilepsia.

Las crisis convulsivas se dividen en:

  • Crisis mioclónicas. Se caracterizan por rápidas sacudidas musculares.

 

  • Crisis tónicas. Contracciones musculares repentinas y bruscas de uno o más músculos, duran menos de 20 segundos y ocurren con frecuencia en la fase de sueño profundo.

 

  • Crisis atónicas. Consisten en un periodo muy breve de pérdida de la fuerza, caída de la cabeza, brazos e incluso el individuo se desploma súbitamente en el piso.

 

  • Crisis clónicas. Estas crisis ocurren en el recién nacido o en niños menores a un año; hay sacudidas musculares bruscas breves seguidas de otras que duran más tiempo pero a diferencia de la crisis tónica, no hay cansancio ni confusión posterior a la crisis.

Crisis tónico-clónicas

Estas convulsiones son los íconos de la epilepsia, son las más representativas como síntomas de epilepsia: el inicio de la crisis es brusco, con pérdida de la conciencia, puede acompañarse por mordedura de lengua o carrillo bucal. La fase tónica inicial se caracteriza por la contracción de los músculos flexores y extensores que terminan en una fase de relajación donde la confusión es seguida por un sueño profundo. Estas crisis no duran más de 3 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *