El Aura en Epilepsia

Las personas con epilepsia viven muchas situaciones que sólo ellos pueden comprender exactamente; el aura es una de las crisis epilepticas de tipo parcial más investigadas debido a la complejidad de sus efectos y sensaciones. Se conoce como aura a la activación de un área cortical causada por una descarga neuronal anormal, unilateral, localizada y breve en la que la conciencia se preserva.

Esta descarga eléctrica suele ocurrir en una sola región cerebral, por lo que constituye una crisis parcial simple; sin embargo, en investigaciones realizadas por especialistas en clinica de epilepsia se han encontrado casos de crisis parciales complejas, con daños a la conciencia o crisis tónico clónicas. El aura puede durar solo unos segundos o varios minutos dependiendo de su tipo. Las auras se clasifican en:

  • Aura viscerosensoriales. También conocida como aura autonómica o aura gástrica es la más frecuente pues suele ocasionarse en el lóbulo temporal, que es también el tipo de epilepsia más común, recibe su nombre debido a que se percibe como una sensación abdominal o epigástrica en forma ascendente. Los pacientes suelen describirla como una sensación o presión abdominal no placentera, acompañada de náuseas o sensación de vacío estomacal.
  • Aura psíquica o experiencial. Se caracteriza por síntomas dismnésicos (de trastornos de la memoria) que suelen presentarse como distorsiones de los recuerdos que pueden originar sensaciones de familiaridad como deja-vu -más frecuente en personas que además sufren migrañas-, sensaciones de extrañeza como jamais vu y fenómenos de recolección rápida de experiencias pasadas (visión panorámica), distorsión en la apreciación del tiempo, despersonalización y sensaciones de irrealidad.

Cuando una persona atraviesa por una de estas crisis puede experimentar ilusiones, es decir, deformación de objetos y estímulos sensoriales. Las ilusiones visuales suelen ser percepciones distorsionadas de tamaño o forma de objetos, percepción de objetos en blanco y negro (acromatopsia o monocromatismo) o con colores diferentes, que suelen ser rojo (eritropsia) o amarillo (xantopsia). Dentro de las ilusiones auditivas suelen ser comunes la percepción incrementada o disminuida de los sonidos (macroacusia y microacusia respectivamente) y percepción de sonidos paulatinamente más próximos. Otros trastornos relacionados con el aura son:

Motores

  • Sin marcha, con contracciones tónicas o que sólo afectan a una parte del cuerpo.
  • Con marcha o Jacksonianas, contracciones tónicas o clónicas que inician en un segmento corporal y se propagan hasta abarcar la mitad del cuerpo.
  • Crisis versivas, en las que se produce una desviación conjugada de los ojos con giro de la cabeza, y en ocasiones del tronco y de la extremidad del lado hacia donde voltea la cabeza.
  • Crisis posturales, en las que se detiene el movimiento por completo y crisis fonatorias en las que se afecta la vocalización de sonidos.

Sensoriales

  • Somatosensoriales, sensaciones como adormecimiento, frío, calor, dolor, sensación de pérdida de una parte del cuerpo o adormecimiento que puede propagarse hasta la mitad del cuerpo.
  • Auditivas, es decir percepción de sonidos simples que no existen.
  • Percepción de fenómenos visuales simples como luces, colores o manchas.
  • Percepción de olores y sabores, principalmente desagradables.

Psíquicas

  • Dificultad para la comprensión o expresión del lenguaje (disfasia).
  • Alucinaciones estructuradas, percepción de melodías o conversaciones.
  • Ilusiones visuales o auditivas (arriba mencionadas).
  • Cambios afectivos, de humor, miedo, depresión, ira, etc.
  • Trastornos cognitivos como falta de comprensión o presentación de ideas no relacionadas con el momento.

Otros

  • Náuseas
  • Cambios de la presión arterial.
  • Deseo inminente de orinar o defecar.
  • Sonidos intestinales.

El aura suele percibirse como un aviso de que una crisis convulsiva va a ocurrir, es muy importante contar con asesoría médica y medicamentos adecuados para disminuir la intensidad y frecuencia de estas crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *